Reloj de Agua

Reloj de Agua: Enciclopedia del Tiempo y los Relojes

Antes de la invención de los relojes mecánicos y mucho antes de que pudiéramos consultar la hora en nuestros teléfonos inteligentes, la humanidad dependía de métodos ingeniosos para medir el paso del tiempo. Entre estos métodos donde ya hablamos de los relojes solares en un artículo anterior (https://www.castor-watches.com/reloj-solar-enciclopedia-del-tiempo-y-los-relojes/), los relojes de agua o clepsidras, que significan literalmente «ladrón de agua» en griego, desempeñaron un papel fundamental en diversas culturas alrededor del mundo. Vamos a sumergirnos en la historia fascinante de estos dispositivos, explorando cómo funcionaban, su evolución y el impacto que tuvieron en las sociedades antiguas.

Los Orígenes del Reloj de Agua

Los relojes de agua son algunos de los instrumentos de medición del tiempo más antiguos que se conocen, con registros que datan del año 1500 a.C. en el Antiguo Egipto. Un jeroglífico egipcio atribuye su autoría a Amenemhat que inventó un «mrḫyt» en honor al rey Amenhetep I (1514-1494 ac). Y el vestigio más antiguo es también egipcio, que data 1.400 a.C.: la llamada clepsidra de Karnak. Se trata de una vasija de barro cocido con relieves en su parte externa y marcas para medir el tiempo en su parte interna. Su origen tuvo lugar en los tiempos de Amenhetep III, que gobernó de 1390 a 1353 ac. Estos dispositivos eran esenciales no solo para la vida cotidiana sino también para los rituales religiosos, donde el tiempo preciso era crucial para la práctica ceremonial adecuada.

Reloj de Agua - Clepsidra de Karnak
Clepsidra de Karnak

En su forma más básica, un reloj de agua consiste en un recipiente con una pequeña abertura en el fondo por donde el agua se escapa gradualmente. El tiempo se medía por el nivel de agua restante en el recipiente o por cuánto había salido. Esta simplicidad de diseño esconde la complejidad de su importancia, ya que estos relojes permitían a sus usuarios medir el tiempo durante la noche o en lugares sin visibilidad solar directa, algo que los relojes solares no podían hacer.

Griegos y romanos usan las sencillas clepsidras de salida de agua para regular tiempos en la vida pública: oratoria en asambleas o en juicios. El Museo del Ágora de Atenas conserva ejemplares del depósito que regulaba la duración de las intervenciones -unos seis minutos- en una democracia directa que permitía a todo ciudadano hablar. La última gota marcaba el final de la locución.

Reloj de Agua Democrático
Clepsidra democrática. Museo del Ágora. Atenas

Evolución Técnica del Reloj de Agua

A medida que las necesidades de medición del tiempo se volvían más sofisticadas, también lo hacían los relojes de agua. En la Grecia antigua, por ejemplo, los relojes de agua experimentaron mejoras significativas. Personajes como Ctesibio de Alejandría en el siglo III a.C. incorporaron sistemas mecánicos complejos que incluían válvulas regulables para controlar el flujo de agua y mecanismos de engranajes que convertían la medición del tiempo en espectáculos visuales y audibles.

Uno de los avances más notables fue el desarrollo de la clepsidra que podía ajustar el flujo de agua para compensar las variaciones en la presión del agua a medida que el recipiente se vaciaba. Estos dispositivos se volvieron cada vez más precisos y fueron fundamentales en contextos como los foros judiciales y los eventos deportivos, donde medir el tiempo de manera justa y precisa era esencial.

La Clepsidra

La clepsidra, comúnmente conocida como reloj de agua, es un antiguo instrumento para medir el tiempo que utiliza el flujo de agua de un recipiente a otro para indicar el paso del tiempo. Este dispositivo histórico, cuyo nombre proviene del griego «kleptein» (robar) y «hydor» (agua), ilustra una ingeniosa aplicación de principios físicos básicos para realizar una función esencial en muchas civilizaciones.

Diseño Básico y Funcionamiento

El diseño fundamental de una clepsidra es relativamente simple. Consiste en dos recipientes principales: uno superior que almacena el agua y uno inferior que recoge el agua que fluye a través de un orificio pequeño en la base del recipiente superior. La cantidad de tiempo que tarda el agua en pasar de un recipiente a otro se utiliza para medir intervalos de tiempo.

Diagrama del Reloj de Agua de Ctsibio
Regulación de Ctsibio. Reproducción. Museo Tecnológico. Salónica

Recipientes: Estos pueden ser de diversos materiales, incluyendo piedra, metal, cerámica o vidrio, dependiendo de la época y la región. A menudo están decorados artísticamente, reflejando la cultura y la estética de la civilización que los utilizó.
Orificio de Flujo: El tamaño y la forma de este orificio son cruciales para la precisión del reloj. Un orificio más pequeño ofrece un flujo más controlado y uniforme, lo que mejora la precisión. Algunas clepsidras avanzadas permitían ajustar el tamaño del orificio para calibrar el flujo de agua.

Marcas de Tiempo: El recipiente inferior, o en algunos casos el superior, podría tener marcas que indicaran el tiempo. A medida que el nivel del agua alcanzaba estas marcas, se podía leer el intervalo de tiempo transcurrido.

Variantes y Evolución

A lo largo de los siglos, la clepsidra experimentó varias innovaciones y variaciones:

Clepsidras de Flujo: Son el tipo más básico, donde el agua simplemente fluye de un contenedor a otro, como se describió anteriormente.

Clepsidras de Sifón: Estas usan un sifón en lugar de un simple orificio para controlar el flujo de agua. El sifón, al ser una especie de tubo en forma de «U», permite un control más preciso y reduce el error causado por la evaporación o la sedimentación del agua.

Clepsidras de Compensación: Algunas clepsidras incorporaban sistemas para compensar los cambios en la presión del agua a medida que el recipiente se vaciaba, asegurando un flujo constante a lo largo de todo el proceso.

A continuación un video bastante interesante sobre la clepsidra de Ctesibius, que incorpora el concepto de sifón y de presión permanente del agua:

Usos Históricos

Las clepsidras no solo se usaban para medir el tiempo en la vida cotidiana, sino que también desempeñaban roles cruciales en varios ámbitos:

Rituales y Templos: En muchas culturas, los rituales religiosos requerían una medición precisa del tiempo, y las clepsidras proporcionaban esta función esencial.

Administración y Legislación: En la antigua Grecia y Roma, las clepsidras se usaban para limitar la duración de los discursos en los tribunales y las asambleas, asegurando que todos tuvieran un tiempo equitativo para hablar.

Navegación y Astronomía: Las clepsidras también se usaban en la navegación para medir el tiempo en el mar y en la astronomía para seguir el movimiento de los astros y planificar observaciones.

Evolución del Reloj de Agua y los Instrumentos Hidráulicos

El sistema regulado de Ctsibio abrió camino a otros más complejos. Al punto de hacer clepsidras astronómicas, anamórficas las llamó Vitruvio. El problema de estos dispositivos es su fragilidad y por ello solo disponemos de referencias pictóricas o literarias. Los árabes recogen la tradición de las clepsidras. De las más sofisticadas nos ha quedado el rastro literario.

El gran constructor de clepsidras sofisticadas en Oriente Medio es Abū al-‘Iz Ibn Ismā’īl ibn al-Razāz al-Jazarī (1136-1206) que en su El libro del conocimiento de dispositivos mecánicos ingeniosos describe 100 modelos hidro-mecánicos (incluidos 80 tipos diversos de ingeniosas naves) con instrucciones sobre cómo construirlos. Maravillas de autómatas móviles con elefantes, pájaros, y amanuenses son la culminación del arte.

Al-Jazarī. El libro del conocimiento de dispositivos mecánicos ingeniosos
Al-Jazarī. El libro del conocimiento de dispositivos mecánicos ingeniosos

También tenemos ejemplos de relojes de agua en la antigua China, con la conocida torre de Su Song, que ha sido reproducido en miniatura hoy en día.

reloj de agua de Su Song
Reloj de Su Sung. K’ai-fêng – Honan

La torre de Song es la más antigua en usar un sistema de cadenas de transmisión -llamado en chino ti tian (天梯)-, o «escalera celestial», como se muestra en su retrato de relojería. La torre de reloj tuvo 133 sistemas mecánicos diferentes para indicar y hacer sonar la hora y era impulsado con agua.​ El tratado de Song que habla sobre la Torre de reloj (Xinyi Xiangfayao (新 儀. 象 法 要)), está intacto desde su creación en 1092, de la misma manera la publicación oficial impresa en 1094.

Cadena de rodillos sin fin y rueda dentada
Cadena de rodillos sin fin y rueda dentada
Reproducción miniatura de la torre de Su Song
su song reloj de agua
Diagrama de la Torre de Su Song

Un Reloj de Agua Moderno y el Más grande del Mundo

En el museo infantil de Indianápolis se encuentra el reloj de agua con tecnología de sifones más grande del mundo. Se vacía a la 1 y demora 6 minutos, que son considerados después cuando comienza otra vez. Fue diseñado por el francés Bernard Gitton.

Impacto Cultural y Científico

El impacto de la clepsidra va más allá de su utilidad como herramienta de medición del tiempo. Simbolizaba la sofisticación tecnológica y la búsqueda del conocimiento científico de una civilización. Además, la precisión y la fiabilidad de las clepsidras fomentaron un sentido de orden y estructura en las sociedades, contribuyendo al desarrollo de leyes, comercio y ceremonias religiosas estructuradas.

Usos y Significado Cultural

Los relojes de agua no eran solo herramientas técnicas; eran símbolos de poder y conocimiento. En China, por ejemplo, la clepsidra era una parte integral de la burocracia imperial. No solo ayudaba a regular los días de trabajo y las guardias, sino que también simbolizaba el orden celestial y el mandato divino del emperador para gobernar.

Durante el Renacimiento, los relojes de agua en Europa se embellecieron con arte y escultura, transformándolos en verdaderas obras de arte que adornaban jardines y palacios reflejando el prestigio de sus propietarios y su pasión por la innovación y el arte.

Declive y Legado

Con la llegada de la tecnología mecánica más avanzada durante el siglo XIV y en adelante, los relojes de agua comenzaron a declinar en popularidad. Los relojes mecánicos eran más precisos y menos dependientes de las condiciones climáticas, lo que los hacía más prácticos para el uso diario en una variedad de entornos.

Sin embargo, el legado de los relojes de agua persiste hasta nuestros días. Nos recuerdan la ingeniosidad de las civilizaciones antiguas y su deseo de comprender y organizar el tiempo, un concepto tan esquivo como esencial. Los principios de la medición del tiempo que se desarrollaron a través de los relojes de agua también allanaron el camino para avances en ciencia y tecnología que continuarían moldeando el mundo en los siglos siguientes.

Bibliografía:

https://es.wikipedia.org/wiki/Su_Song

https://www.chinadesdeelsur.com/2022/04/su-song-y-la-torre-del-reloj.html

2 comments

  1. Sheyla Messenet

    Interesante. Conocía info sólo del reloj de sol y arena, de agua muy poco, por no decir casi nada.

    1. Gonzalo Grebe

      Gracias por tu comentario. Los relojes hidráulicos fueron la primera mecanización de la medición del tiempo. Precursores del reloj mecánico propiamente tal. Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envío en Todo el Mundo

Chile y Europa 1 / 5 días

Pago 100% Seguro

WebPay / PayPal / Master / Visa

Garantía Internacional

1 año en su mecanismo

SUSCRÍBETE Y OBTÉN

$5.000 DESCUENTO!

En tu primer pedido